La consejera Marifrán Carazo ha resaltado la mejora sustancial de la seguridad vial que se obtendrá con esta actuación presupuestada en 1,2 millones. El alcalde de Tomares, José María Soriano, ha agradecido el compromiso del Gobierno de la Junta con Tomares. Con este proyecto se elimina un peligroso punto negro, se acaba con el aislamiento de Valdovina, y se conecta peatonalmente y por bicicleta a los vecinos de los tres municipios

La consejera de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio, Marifrán Carazo, ha asistido, junto a los alcaldes de Tomares, José María Soriano; Castilleja de la Cuesta, Carmen Herrera, y Bormujos, Francisco Molina, a las obras de mejora de la seguridad vial y nueva vía ciclopeatonal en la carretera autonómica A-8063, que une estos tres municipios de la comarca del Aljarafe. Los trabajos, que está ejecutando Padelsa Infraestructuras, cuentan con un presupuesto de 1.260.865 euros y están financiados en un 80 por ciento por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder).

Marifrán Carazo ha puesto de manifiesto el doble valor que entraña esta actuación, ya que “no sólo mejora la seguridad vial en una de las rutas habituales en coche de la comarca del Aljarafe, sino que además proporciona una vía ciclopeatonal en una zona muy poblada, con varias urbanizaciones próximas, y, por tanto, con mucho tránsito peatonal y ciclista”. La consejera ha recordado que esta intervención ha sido posible gracias a la estrecha colaboración mantenida entre la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Tomares, que se plasmó en un protocolo de colaboración “que hoy empieza a dar sus frutos con el inicio de las obras”.

Por su parte, el alcalde de Tomares, José María Soriano, ha destacado que “hoy es un día muy importante para Tomares, porque esta obra va a cambiar las comunicaciones entre tres municipios, Castilleja de la Cuesta, Bormujos y Tomares, y la vida de muchos vecinos como los de Valdovina, en Tomares; porque se pone fin a uno de los peores puntos negros de la provincia y que tantas desgracias y tantas muertes ha provocado a lo largo de estos años; y porque se da respuesta a una reivindicación histórica de Tomares, eliminándose la “frontera” infranqueable que durante décadas ha supuesto esta carretera para peatones y ciclistas”.

En este sentido, el alcalde ha señalado también que “desde que llegamos al Ayuntamiento hace más de 14 años, llevábamos solicitando una solución para esta carretera. Afortunadamente, a principios de 2019, con la llegada del nuevo Gobierno de la Junta de Andalucía presidido por Juanma Moreno, por fin fuimos escuchados, firmándose un protocolo de colaboración, y nada más llegar a la Junta, la Consejera de Fomento, Marifrán Carazo, se comprometió a que se iba a realizar esta obra. Dicho y hecho, una vez más, el Gobierno de la Junta ha demostrado que cumple su palabra con Tomares”.

La carretera A-8063 discurre principalmente por el municipio de Tomares, enlazando con la barriada de Nueva Sevilla, en Castilleja de la Cuesta y Bormujos. Actualmente cuenta con unos márgenes no adecuados para una carretera por la que circulan 7.300 vehículos al día y con numerosas urbanizaciones próximas y además carece de acerados, vías ciclistas e iluminación, lo que compromete la seguridad vial.

La obra, que tiene una duración de 12 meses, contempla la mejora de un tramo de 1,2 kilómetros de la carretera, que contará con una nueva calzada de siete metros, más arcenes de medio metro o un metro dependiendo de la zona y un carril bici sobreelevado de 2,5 metros para diferenciarlo de la calzada. Además, se mejorarán las intersecciones de esta carretera con nuevas glorietas que facilitarán el acceso a la urbanización Camino de Valdovina y el enlace con Nueva Sevilla.

Igualmente, se dispondrán de elementos de iluminación que garanticen el alumbrado tanto de la carretera como de la vía ciclista. A tal efecto, se instalarán báculos de alumbrado en la parte exterior del carril ciclopeatonal y columnas de alumbrado en las glorietas. Por último, se procederá a la ejecución integral del firme de la carretera, además de disponer de nuevos elementos de señalización horizontal y vertical.

Esta actuación supone la reorganización del tráfico en la principal vía de comunicación interna entre Tomares, Castilleja de la Cuesta y Bormujos, que suman una población de más de 70.000 habitantes. Esta obra forma parte del conjunto de actuaciones de seguridad vial previstas por la Consejería de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio en el Aljarafe sevillano, como la remodelación ya ejecutada en el puente de la Señorita en Camas; las obras de ampliación de la calzada de la carretera de acceso a Pilas desde la autopista Sevilla-Huelva (A-49), que están en ejecución, o la vía ciclopeatonal entre Espartinas y Villanueva del Ariscal, que arrancará en breve.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.