Un equipo del Departamento de Química Orgánica de la Universidad de Córdoba, liderado por el catedrático José Rafael Ruiz Arrebola, en colaboración con el Ayuntamiento de Carmona, ha descubierto que en dicha localidad sevillana se encuentra el vino más antiguo del mundo con más de 2.000 años, identificándolo como el vino líquido más antiguo descubierto hasta la fecha, y sustituyendo de esta forma a la botella de vino de Speyer, descubierta en 1867 y fechada en el siglo IV d.C, que se conserva en el Museo Histórico de Pfalz (Alemania).

En una nota de prensa, la Unidad de Cultura Científica y de la Innovación dependiente del Ministerio de Ciencia e Innovación ha argumentado que probablemente Hispana, Senicio y los otros cuatro habitantes –dos hombres y dos mujeres de nombres desconocidos– de una tumba romana de Carmona descubierta en 2019 ‘no imaginaron nunca que lo que para ellos era un ritual funerario acabaría teniendo relevancia 2.000 años después por otro motivo’.

Como parte de ese ritual, señalan, los restos óseos de uno de los hombres estaban sumergidos en un líquido dentro de una urna funeraria de vidrio. Este líquido, que con el tiempo ha adquirido un tono rojizo, se ha conservado desde el siglo I d.C.

‘Al principio nos sorprendió mucho que se conservara líquido en una de las urnas funerarias’, ha explicado el arqueólogo municipal del Ayuntamiento de Carmona Juan Manuel Román. No obstante, tras 2.000 años, las condiciones de conservación de la tumba, que se ha preservado ‘intacta y bien sellada’ durante todo ese tiempo, ‘es lo que ha facilitado que el vino mantuviera su estado natural y que se descarten otras posibles causas como inundaciones o filtraciones dentro de la cámara o procesos de condensación’.

El reto del estudio era comprobar las sospechas que tenía el equipo de investigación, y es que ‘ese líquido rojizo era vino o, más bien, que en otra época fue vino porque ya había perdido muchas de sus características esenciales’. Para ello, han recurrido a una serie de análisis químicos realizados en el Servicio Central de Apoyo a la Investigación (SCAI) de la UCO y que han publicado en la revista Journal of Archaeological Science: Reports.

Estudiaron el pH, la ausencia de materia orgánica, las sales minerales, la presencia de determinados compuestos químicos que podían estar relacionados con el vidrio de la urna o con los huesos del difunto, o su comparación con vinos actuales de Montilla-Moriles, Jerez o Sanlúcar. Gracias a ello tuvieron los primeros indicios de que el líquido fue vino, han puntualizado.

No obstante, la clave para su identificación la dieron los polifenoles, unos biomarcadores presentes en todos los vinos. Gracias a una técnica capaz de identificar estos compuestos en muy baja cantidad, el equipo halló siete polifenoles concretos que también estaban presentes en vinos de Montilla-Moriles, Jerez o Sanlúcar. La ausencia de un polifenol concreto, el ácido siríngico, ha servido para identificar el vino como blanco. A pesar de ello, y de que esta tipología de vino concuerda con las fuentes bibliográficas, arqueológicas e iconográficas, el equipo ha matizado que el hecho de que dicho ácido no se encuentre presente puede deberse a una degradación por el paso del tiempo.

Asimismo, apuntan que lo que ha sido ‘más difícil’ de determinar es el origen del vino, ya que no existe una muestra de la misma época para comparar. Aun así, las sales minerales presentes en el líquido de la tumba tienen concordancia con los vinos blancos que actualmente se producen en el territorio que perteneció a la antigua provincia Bética, sobre todo con los de Montilla-Moriles.

Una cuestión de género

El hecho de que el vino cubriera los restos óseos de un hombre no es casualidad. Las mujeres en la antigua Roma tuvieron durante mucho tiempo prohibido probar el vino. Era una cosa de hombres. Y las dos urnas de vidrio de la tumba de Carmona son un ejemplo de la división por géneros de la sociedad romana y de los rituales funerarios.

Por ello, si los huesos de un hombre estaban sumergidos en vino junto con un anillo de oro y otros restos óseos trabajados provenientes del lecho funerario en el que había sido incinerado, la urna que contenía los restos de una mujer no tenía ni una gota de vino, pero sí tres joyas de ámbar, un frasco de perfume con aroma a pachulí y restos de telas cuyos primeros análisis parecen indicar que se trataría de seda, añaden.

En definitiva, el vino, así como los anillos, el perfume y los otros elementos formaban parte de un ajuar funerario que acompañaría a los difuntos en su tránsito al más allá. En la antigua Roma, como en otras sociedades, la muerte tenía un significado especial y las personas querían ser recordadas para, de alguna manera, seguir vivas. Esta tumba, en realidad un mausoleo circular que probablemente acogió a una familia de alto poder adquisitivo, estaba situada (junto a la importante vía que comunicó Carmona con Hispalis (Sevilla) y señalizada con una torre (ya desaparecida), para facilitar ese propósito.

Por tanto, ‘dos mil años después, y tras mucho tiempo en el olvido’, Hispana, Senicio y sus cuatro acompañantes no solo han vuelto a ser recordados, sino también han ofrecido mucha información sobre los rituales funerarios de la antigua Roma permitiendo, además, ‘identificar el vino de la urna de vidrio como el vino líquido más antiguo del mundo’, han incidido.

Fuente. Ayto Carmona

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *