El joven rumano de 23 años, Andrian N, residente en Estepa, ha confesado ante la Guardia Civil, el asesinato   de su novia,  Rocío Caíz Pozo, una joven de 17 años  de Martín de la Jara desaparecida desde el pasado 3 de junio

Después de haber negado en reiteradas ocasiones, incluso ante los medios de comunicación, su participación en la muerte  de la joven, finalmente ayer reconoció ante la benemérita y asistido  de su abogado, la autoría de los hechos, Él mismo condujo  a los agentes,  hasta un aparcamiento de Estepa donde se encontraron  los restos de Rocío Caíz Pozo, Con este asesinato Rocío  se convierte así en la primera víctima mortal de la violencia machista en 2021 en la provincia de Sevilla.

Terminó con ella la misma noche que desapareció, la del 2 al 3 de junio, y la descuartizó. Repartió los trozos en varios contenedores  de Estepa, así como el arma homicida y luego llevó el cuerpo, dentro de una bolsa, hasta un aparcamiento  a las afueras de Estepa, camino de Aguadulce. .

La joven era madre de un bebé de cuatro meses, hijo del presunto asesino con quien fue vista por última vez por el taxista  que la llevó a  Estepa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *