LOS NOSTÁLGICOS VERSOS DE CASTO MÁRQUEZ CAUTIVARON A LOS TOMAREÑOS EN LA PRESENTACIÓN DE “JARAYSAL”

ALJARAFE, A 30 DE SEPTIEMBRE DE 2019

El artista onubense presentó en Tomares su primer trabajo discográfico, en el que rinde tributo a la amistad, la familia y a la tierra que le vio nacer

Con la ilusión de un padre primerizo, el artista onubense Casto Márquez presentó anoche en Tomares “Jaraysal”, el debut discográfico de un creador curtido en las trincheras de la poesía y de las composiciones musicales para terceros, que corona con este sueño una trayectoria de gran valor artístico.

Acompañado en el escenario de una nómina de amigos entre los que figuraban Pedro María Peña, Bern Voss, José María de Lepe, Alicia Gil, Rosa Lancis, Lito Espinosa o su propio hermano, Juan Nicolás Márquez, el cantautor fue desgranando uno a uno los temas que componen el disco, lanzando al aire composiciones de inmensa belleza que rinden tributo a la amistad, a la familia y, sobre todo, a la tierra que le vio nacer.

El escritor y periodista Antonio García Barbeito fue el padrino de esta nueva criatura con la que el auditorio tomareño, lleno hasta la bandera en gran medida por onubenses que se desplazaron hasta Tomares para acudir al espectáculo, se identificó desde el primer instante, viajando con la música hasta la orilla de un mar de sensaciones y nostalgias que los versos de Márquez convirtieron en universales para el disfrute de todos.

Una vida impregnada de arte

Carlos Márquez Ronchel nació en Huelva, aunque su vinculación familiar con Paymogo le llevó a pasar largas temporadas en esta localidad. Aprendió a tocar la guitarra siendo apenas un niño y con 16 años se trasladó a Sevilla para estudiar. En la facultad comenzó a musicalizar versos de poetas como Miguel Hernández para el grupo de teatro “Esperpento”, haciéndose popular entre los estudiantes, lo que le abrió las puertas de colegios mayores y facultades en las que ofreció multitud de conciertos. Fueron años de intensa actividad cultural y de toma de contacto con artistas como Gualberto, Las Manos y Jarcha.

Diferentes circunstancias le llevaron a vivir dos años en Menorca, donde convivió con músicos de la movida catalana -la cova del Quatre gats-, de donde salieron Pi de la Serra, Ovidi Monllort, Raimon, María del Mar Bonet o Luis LLach. De vuelta en Sevilla, entabló una profunda amistad con Juan Peña ‘El Lebrijano’ y su familia, entrando así en  el mundo del flamenco, lo que marcó un punto de inflexión en su faceta creadora que le llevó luego a componer canciones para artistas como Los Marismeños, José Manuel Soto, David Peña Dorantes y un largo etcétera.

Nota de prensa del Ayuntamiento de Tomares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *