Las estaciones ITV de Andalucía, gestionadas por la empresa pública Verificaciones Industriales de Andalucía, SA (Veiasa), empresa dependiente de la Consejería de Hacienda, Industria y Energíahan vuelto a prestar servicio, tras haber suspendido su actividad por el decreto del estado de alarma. Ahora, en dicha reanudación de la actividad, desde la Junta han aclarado que “sólo están incluidas las estaciones ubicadas en las provincias que avanzan a la fase 1 decretada por el Gobierno central”. Por tanto, quedan excluidas las provincias de Málaga y Granada”.

En este tiempo de cese de su actividad, “las 70 estaciones ITV fijas y las 16 unidades móviles que la empresa gestiona en Andalucía han dejado de realizar 654.852 inspecciones“. Unos datos proporcionados por la Junta, donde se contemplan aquellos vehículos que deberían haber pasado la inspección entre el 16 de marzo y el 10 de mayo, incluyendo aquellos que pasan por primera vez.

Teniendo en cuenta que son más de tres millones de vehículos los que se han quedado sin inspeccionar, para evitar el colapso las estaciones ITV, el Gobierno tiene pensado establecer una moratoria para todas estas caducidades, lo cual conllevará una “ampliación del tiempo para pasar la ITV de más de un mes, fecha que se incrementará dependiendo de la semana del estado de alarma en que caducó la inspección”.

Cinco meses para una vuelta a la “normalidad”

Desde VEIASA han elaborado un “plan de contingencia” con el que pretenden la vuelta a la normalidad “en un plazo de cinco meses”. Para conseguirlo, la medida principal que implementarán será el paso de un vehículo tras otro de forma continuada, permitiendo “aumentar sensiblemente” el número de revisiones diarias.

En cuanto a prevención, tanto de los clientes como de los trabajadores, Veiasa ha asegurado la instalación de “mamparas protectoras en todos los puestos de atención al cliente para evitar posibles contagios”, además de la distribución de mascarillas entre todos sus trabajadores. Además, advierten que “será obligatorio que los clientes acudan a la ITV con mascarilla sin válvula”.

Otra medida es que, solo se atenderá a aquellos clientes que cuenten con cita previa, para evitar que se formen colas de clientes en las instalaciones. Con el mismo fin, se limitará el “aforo de clientes en las oficinas”. Además, al eliminar el pago en efectivo, “el único medio de pago será, por tanto, con tarjeta bancaria. Aun así, para facilitar otros medios de pago, la empresa está “culminando un proyecto” para que los clientes puedan realizar el pago tanto en los terminales de registro como a través de Internet.

Cambios en la inspección de vehículos

Entre las novedades incorporadas como el fin de limitar los posibles contagios, “el personal inspector no tendrá que acceder al habitáculo interior del vehículo”. Por tanto, será el conductor el “encargado de revisar los puntos siguiendo las instrucciones de los operarios de ITV”.

Entre otras opciones, también se contempla “la lectura de OBD para la prueba de emisión de gases (salvo en camiones Euro VI diésel o ante la imposibilidad de medida física), que desde septiembre de 2018 es obligatoria en todos los vehículos ligeros Euro 5 y Euro 6 y en los pesados Euro VI, a través del sistema de diagnóstico a bordo”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *