Ayer miércoles 13 de mayo, el presidente de la Federación de Municipios y Provincias (FAMP), Fernando Rodríguez Villalobos, reclamó a la Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía, que se realizara test rápido a todos los agentes de la Policía Local. Un total de 12.500 test rápidos se debería de repartir por toda la comunidad para que ningún profesional se quede sin su prueba ante la COVID-19.

Villalobos recalcó lo importante de esta garantía “para que puedan prestar sus servicios en condiciones de seguridad tanto para ellos mismos, como para la ciudadanía y sus familias ya que son funcionarios que están expuestos al coronavirus por sus tareas“. Además, recordó que “actualmente existen efectivos contagiados y otros que se encuentran en cuarentena en sus casas, al haberse detectado algún positivo en su entorno familiar directo o bien por sintomatología compatible con el virus“.

La exigencia de esta petición se debe a que, pese a los tiempos difíciles que se están viviendo, “podríamos quedarnos sin el servicio de la Policía Local por la imposibilidad de que puedan prestar sus servicios“, resaltó Villalobos.

La crisis sanitaria de la COVID-19 está cebándose con toda persona que se encuentra a su paso. Por ello, desde la FAMP piden a la Junta de Andalucía “la obligación de cuidar a los que están en primera línea preocupándose de nuestra salud y seguridad“, concluyó Fernando Rodríguez Villalobos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *