El Ayuntamiento de Bormujos mantiene un proceso de desinfección de todas las calles del pueblo, así como del exterior de zonas donde puede producirse un mayor tránsito de personas como es el caso del Hospital comarcal de San Juan De Dios del Aljarafe, gasolineras, farmacias o supermercados. Se trata de una medida preventiva, muy importante, que comenzó a realizarse con el decreto del estado de alarma el pasado 14 de marzo, hace más de 90 días, para evitar la propagación del coronavirus.

Esta labor se lleva a cabo gracias a los 30 voluntarios de Protección Civil, los agentes Policía Local que se han sumado en sus turnos de descanso, trabajadores municipales y numerosos ciudadanos del pueblo que han cedido sus tractores y vehículos adaptados para la dispersión de los líquidos desinfectantes.

Una tareas muy duras e intensivas “en las que no se ha escatimado esfuerzo ni recursos pero, sobre todo, donde se ha visto reflejada la entrega de voluntarios, trabajadores, empresas y vecinos”, en palabras del alcalde de Bormujos, Francisco Molina, que hace un balance “extraordinario ante la solidaridad encontrada y la colaboración vecinal”. Voluntarios con jornadas de hasta 16 horas se han entregado la causa, sin descanso. En estos meses de trabajo en equipo, Molina destaca que “se han sumado cifras nunca alcanzadas hasta el momento en cuanto a horas de trabajo, consumo de gasoil o donaciones aportadas, incluso procedentes de pueblos vecinos de la provincia a los que estamos sumamente agradecidos”.

El alcalde ha puesto en valor especialmente el esfuerzo y entrega de los voluntarios de Protección de Civil “que, en los momentos más difíciles y jugándose su salud, han acumulado más de 25.000 horas de servicio con jornadas maratonianas de hasta 16 y a veces portando mochilas que pesan 40 kilos”.  Además, han asumido el reparto de medicamentos, alimentos y mascarillas a domicilio para personas mayores y familias en estado de vulnerabilidad.

La desinfección también se ha extendido a otros municipios por petición propia, como fue el caso de Tomares, que llevaron a cabo las labores de limpieza y desinfección de las viviendas sociales el 12 de abril, junto con los bomberos de la Mancomunidad de Desarrollo y Fomento del Aljarafe. Han sido los voluntarios los principales protagonistas en cuanto a la ejecución de las limpiezas químicas, mediante el trabajo coordinado con Policía Local y las delegaciones de Obras, que ha cedido sus vehículos y asumido el coste y reparto de más de 6.000 litros de gasoil para los tractores y camiones empleados, así como los motores de los atomizadores.

La flota manejada para la desinfección y limpieza ha estado formada por un camión con capacidad para 10.000 litros, para lo que se ha empleado una solución a base de hipoclorito sódico, junto a tractores de agricultores de la zona y atomizadores que suman un volumen de 2.500 litros. Vehículos y material de los que se sigue disponiendo para su recorrido por las grandes vías del municipio, mientras que para espacios más reducidos e incluso el interior del Hospital San Juan de Dios y de algunas comunidades que así lo han solicitado, se ha hecho uso de atomizadores portátiles que han cargado los voluntarios de Protección Civil.

Hasta el momento han llegado a aplicarse más de 600.000 litros de desinfectantes, con base de hipoclorito y peróxido. La mayor parte de estos productos han sido financiados por el propio Ayuntamiento aunque hay que destacar también la importante donación de empresas como SPB, que ha aportado 6.000 litros de lejía para crear la mezcla desinfectante. Unos componentes para el líquido desinfectante que han sido trasladados gracias al camión cisterna de la Delegación de Obras.

También han contribuido de forma desinteresada empresas como Distribuciones Ramos del Sur , Cecle y Bellota Europe que han cedido ocho mochilas pulverizadoras que han permitido el acceso a zonas más restringidas o de imposible paso para los vehículos.

La desinfección se venía realizando a diario en horario de tarde por todas y cada una de las 450 calles y avenidas del pueblo durante la etapa de confinamiento, pero actualmente se procede a ello en días alternos, para evitar molestias a los vecinos, que ya pueden pasear y salir de sus viviendas. En centros sanitarios y espacios, donde hay una mayor afluencia de personas, los trabajos permanecen activos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *