Se han conseguido, junto a otras empresas, 150 puestos de trabajo temporales hasta finales de año

A lo largo de más de tres meses, desde que el pasado 14 de marzo se decretara el estado de alarma en el país a consecuencia del COVID_19, el Ayuntamiento de Bormujos ha trabajado con un dispositivo de emergencia cuya actividad deja cifras que demuestran un servicio público hasta el momento desconocido en el municipio.

La situación a la que se han visto abocadas numerosas familias con la pérdida de su empleo, el cierre de negocios y la obligación de permanecer sin salir de casa para personas mayores y con discapacidad funcional, ha obligado a actuar desde el primer día con un esfuerzo ímprobo con la implicación de todas las delegaciones municipales. Eso ha permitido resolver muchos de los momentos más críticos para los ciudadanos del municipio, con respuestas rápidas.

Con la aprobación de urgencia de ayudas para la integración social, creación de empleo temporal y un programa de incentivos al trabajo autónomo se han elaborado planes de emergencia por un valor de 750.000 euros en pleno estado de alarma. Estas ayudas  se han basado en dos pilares fundamentales: el plan de regeneración social, dotado de 400.000 euros y el plan de revitalización económica con 350.000 euros para ayudas a autónomos y pymes destinadas a cubrir gastos corrientes durante el cierre obligatorio y el cese de actividad.

EL plan de regeneración social se ha enfocado desde el punto de vista laboral y social, para no sólo ofrecer ayudas a las familias, sino garantizarles un sustento y una oportunidad para de empleo. De esta manera, el Ayuntamiento de Bormujos se ha hecho cargo del pago del suministro,  principalmente alquiler, luz y gas, de unas 1.000 personas, lo supone unas 300 familias. Se ha respaldado la petición de 3.885 familias para distintos programas directos de reparto de alimentos, dependencia, ayudas económicas, movilidad, brecha digital, etc. I

Igualmente se ha facilitado la mediación con empresas de trabajo temporal para conseguir puestos de trabajo a unas 150 personas, en las campañas de la recogida de frutos y otros programas propios y supramunicipales. Además, desde la Delegación de Empleo se ha atendido a más de 1.000 personas a través de consultas telefónicas y telemáticas

Protección Civil también ha hecho llegar alimentos procedentes del comedor social a familias usuarias que no tenían posibilidad de recoger sus menús en la sede de la Asociación Luz y Tierra Viva, que se encarga de este servicio. Se han repartido cerca de 3.000 comidas durante el confinamiento.

Medicamentos a domicilio para dependientes y familias monoparentales

Otra de las atenciones que ha realizado Protección Civil se ha centrado en aquellas personas que tenían impedimento para abandonar su domicilio o que, por cuestiones de seguridad, debían permanecer en su vivienda durante el estado de alarma. A personas dependientes y familias monoparentales, los voluntarios les han proporcionado tanto medicamentos, en 300 casos, como otro tipo de compras.

Desde otras delegaciones también se han realizado acciones de apoyo a las familias a lo largo del confinamiento. La Delegación de Igualdad ha atendido  a más de 100 usuarias, entre atención telefónica, correo electrónico, whatsapp y de forma presencial. Se gestionaron ayudas económicas para víctimas de violencia de género, se continuó con el servicio ATENPRO para víctima de violencia de género, tramitado la entrada en casas de acogida y asesoramiento jurídico. Por otro lado, se han tramitado solicitudes de justicia gratuita y asesorado sobre ayudas a familias monoparentales. También se han gestionado solicitudes de deducciones de hacienda para madres trabajadoras con hijos/as menores de 3 años a su cargo y derivado a entidades competentes según la consulta realizada.

En cuanto a las medidas de protección frente al COVID_19, además de la desinfección y limpieza diaria de calles y centros de trabajo abiertos durante el confinamiento, se han repartido a domicilio unas 10.000 mascarillas, destinadas principalmente a los sectores de población más vulnerables o de riesgo, confeccionadas en su mayoría por las costureras del pueblo.

No se ha olvidado tampoco la atención psicológica a la población, llegando a atender, a través de un servicio especializado en gestión emocional, a 60 familias que han requerido ayuda para afrontar esta situación de crisis. Una ayuda que también se ha prestado en problemas relacionados con el consumo.

Para el entretenimiento y la cobertura de este tiempo en casa, con objeto de hacer más llevadero el momento, se ha tratado de ofrecer animación a través de las redes sociales municipales con la publicación de vídeos, cuenta cuantos, mensajes y ejercicios, en los que han colaborado tanto los monitores de talleres y escuelas como los mayores del pueblo y algunos artistas locales.

Nota de presna del Ayuntamiento de Bormujos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *